Tipos de tos

La forma más común de clasificar los tipos de tos es en función de la existencia o no de mucosidad. En función de este criterio se establecen dos tipos de tos: la tos seca y la tos con moco.

LA TOS SECA O IRRITATIVA

La tos seca, también conocida como tos irritativa, tos improductiva o tos nerviosa, no conlleva expectoración, es decir, no se elimina mucosidad, y es una tos que irrita las vías respiratorias agravando el problema de la tos cada vez más.

La tos seca debe ser tratada y eliminada cuanto antes porque al toser se agrava progresivamente la irritación de las vías respiratorias, y además es un mecanismo de diseminación de gérmenes debido a los movimientos respiratorios violentos que provoca.

CAUSAS

Las principales causas que provocan la tos seca son:

  • Irritación de las vías respiratorias superiores debido al resfriado común o la gripe. Es habitual que la tos seca se convierta de manera relativamente rápida en una tos con moco (también llamada productiva) con formación de flemas.

  • Factores químicos o ambientales como el humo de cigarrillo, polvo, aire extremadamente seco, aire acondicionado.

  • Alergias.

  • Enfermedad por reflujo gástrico.

  • Efecto secundario de algunos medicamentos.

SÍNTOMAS

Los principales síntomas de la tos seca son:

  • Tos sin expectoración de mucosidad.

  • Picor continuo de las vías respiratorias.

  • Sonido de tos seca.

  • Tos irritante que impide dormir con tranquilidad por la noche.

  • Pecho despejado, sin pitidos ni congestión.

TRATAMIENTO

Para aliviar la tos seca, podemos recurrir a diferentes remedios y/o usar un jarabe antitusivo específico. Estos jarabes están destinados a controlar, prevenir y evitar la tos.

Actúan directamente sobre el “centro de la tos”, que es la parte del cerebro responsable de ella, impidiendo que se desencadene y eliminándola. El principio activo más común en los jarabes antitusivos suele ser el Dextrometorfano.

Tos seca acompañada de congestión nasal

En el 72,8% de los casos, la tos va a acompañada de congestión nasal. La congestión nasal es una obstrucción de las fosas nasales, producida por una inflamación de las membranas que recubren la nariz debido a la dilatación de sus vasos sanguíneos, ocasionando dificultad para respirar.

Puede presentarse en caso de gripe, catarro, bronquitis, sinusitis, faringitis o alergias que afectan al aparato respiratorio, como la fiebre del heno, alergia al polen...

La congestión nasal puede aliviarse con medicamentos descongestivos, como la pseudoefedrina, que disminuye la inflamación de los vasos sanguíneos nasales y facilita la ventilación nasal.